Banxico vuelve a subir la tasa de interés 25 puntos por persistencia de alta inflación

La decisión de Banxico estaba ampliamente anticipada por los expertos.La decisión de Banxico estaba ampliamente anticipada por los expertos.

El Banco de México (Banxico) cedió una vez más ante las presiones inflacionarias y subió otra vez 25 puntos base la tasa de fondeo interbancario.

Ante el resultado de julio, en que el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un valor de 5.85%, la junta de gobierno decidió aumentar por segunda ocasión seguida la tasa de interés para colocarla en 4.50%, nivel no visto desde septiembre de 2020. 

Esta nueva decisión de política monetaria es la primera en la que el Banxico hace uso de su nuevo formato de comunicado, en que se añaden pronósticos inflacionarios de la junta y se da a conocer la dirección del voto de cada miembro de la junta de gobierno sin tener que esperar a la minuta.  

La continuación de la tendencia alcista del banco central fue explicada en su comunicado como previsión ante unas expectativas de inflación muy por encima de las que originalmente tenían en su último informe trimestral, cuando pronosticaron que la inflación general cerraría el 2021 en 3.8%.

El nuevo pronóstico del Banxico se elevó a casi el doble hasta 5.7% para el cierre del año. Un balance de riesgos al alza entre los que se cuentan presiones inflacionarias externas, presiones de costos, persistencia en la inflación subyacente, depreciación cambiaria y aumentos en los precios agropecuarios motivaron a Banxico a tomar la decisión.

La inflación subyacente o básica, ha sido el mayor dolor de cabeza del banco, pues mientras la inflación general se está moderando -aunque muy lentamente- la básica no ha dejado de crecer hasta posicionarse en 4.66% y la junta de gobierno cree que seguirá creciendo hasta alcanzar el 5.00% para el cierre del año.

El componente subyacente de la inflación es un indicador a largo plazo del comportamiento de los precios, ya que, a diferencia de la no subyacente excluye a los precios más volátiles, lo que permite observar las tendencias duraderas de los precios. 

Aún con todos los riesgos a futuro, la decisión siguió siendo dividida. De cinco miembros de la junta, tres votaron a favor (Alejandro Díaz de León, Irene Espinosa, Jonathan Heath) y dos en contra (Galia Borja, Gerardo Esquivel).

El subgobernador Esquivel ha sido un férreo defensor de la transitoriedad inflacionaria, lo que lo ha motivado a evitar el alza de tasas. Sin embargo, el Banxico cree cada vez más que aún siendo transitoria, se deben tomar medidas preventivas.

“Si bien se prevé que los choques que han incidido en la inflación sean transitorios, por la diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que la han afectado, pueden implicar un riesgo para la formación de precios” se lee en el comunicado. 

Decisión esperada

Aún cuando Esquivel y Borja se mantengan en contra de los aumentos, la mayoría de los analistas consideran que el alza de tasas continuará a lo largo del año. 

El mercado tuvo pocos cambios ante la decisión ya que, a diferencia de la anterior, el nuevo incremento era ampliamente anticipado por los expertos. En la última encuesta de expectativas Citibanamex, 27 de 28 de las instituciones participantes pronosticaban el aumento. 

Además el promedio de los encuestados cree que Banxico continuará la tendencia alcista hasta alcanzar 5.00% a finales de año. Algunos, creen incluso que podría llegar hasta 5.25%. 

Las expectativas del sector privado se basan a su vez en sus pronósticos de inflación para lo que resta del año, los cuales consideran, forzaran al organismo de política monetaria a seguir subiendo. 

“Los economistas encuestados por el Banco de México esperan, en promedio, inflaciones anuales más altas que las publicadas hoy por el banco central. Las diferencias para los próximos 4 trimestres son entre 0.1 y 0.2 puntos porcentuales.  Para 4T21, el mercado trae 5.9%, Banxico 5.7%.” comentó Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse.

Incluso el propio subgobernador Jonathan Heath, quien ha fungido como el voto decisivo, ha comentado desde el anterior incremento de tasas que mientras la inflación no baje del 5%, el banco central tendrá que “tomar acciones”, por lo que se espera que su voto siga siendo a favor de nuevas alzas. 

 

Ir al contenido