¿Y Estados Unidos? Familias que se quedaron en Afganistán narran cómo es vivir con los talibanes

Las reuniones entre hombres y mujeres están prohibidas, así como los peluqueros "por hacer corte de tipo extranjero"Las reuniones entre hombres y mujeres están prohibidas, así como los peluqueros "por hacer corte de tipo extranjero"

Ahora que los talibanes recuperaron el control de Afganistan, la vida de quienes se quedaron en dicho país ha cambiado radicalmente.

Antes de que los talibanes volvieran a dominar Afganistan, Nooria Haya, partera, tenía reuniones con médicos hombres para decidir los tratamientos para los lugareños y las prioridades de la clínica pública en la que trabaja, localizada en Takhar, en la frontera noreste de Afganistán con Tayikistán; sin embargo, ahora las reuniones entre personal masculino y femenino están prohibidas.

Ahora si Haya sale a la calle, debe usar obligatoriamente la burka y estar acompañada de un hombre, quien tiene prohibido afeitarse la barba, porque -según los talibanes– va en contra del Islam.

“Hay muchas restricciones ahora. Cuando salgo tengo que llevar la burka, como me lo ordenan los talibanes, y un hombre me tiene que acompañar”, cuenta la mujer de 29 años de edad.

“De repente, nos quitaron la mayoría de las libertades. Es tan difícil, pero no tenemos otra opción. Son brutales. Tenemos que hacer lo que digan. Están usando el Islam para sus propios fines. Nosotros mismos somos musulmanes, pero sus creencias son diferentes”, agrega.

La ley de los talibanes, dice, se basa en: primero, una advertencia; segundo un castigo: humillaciones públicas, prisión, palizas, latigazos.

El turismo también desapareció, asegura Asif Ahadi, taxista de 35 años, quien antes de la llegada de los talibanes ganaba 900 afganos (11 dólares aproximadamente) con turistas que solían visitar Takhar, famoso por sus montañas y aire puro.

“Los turistas eran mis clientes. El dinero que me pagaron lo usé para alimentar a mi familia. Ahora mi mejor día solo me permitirá ganar 150 afganos. Ni siquiera es suficiente para cubrir el costo de mi combustible, que ahora se ha más que duplicado”, cuenta el conductor.

Además, la vida social se ha visto afectada, porque “todo está completamente prohibido ahora, lamenta Asif Ahadi.

“La gente solía tener fiestas todos los viernes por la noche, escuchar música y bailar, divertirse. Todo está completamente prohibido ahora“, dice.

“Tienes que inclinar la cabeza para vivir tu vida”, agrega Jan. “No puedes atreverte a oponerte a ellos. No puedes decir nada en su contra. Si dicen ‘sí’, tienes que decir ‘sí’. Si dicen ‘no’, debes decir ‘no’”, reconoce.

El colapso de Afganistán comenzó poco después de que en mayo las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN comenzaran la fase final de la retirada de sus tropas, entregando todas sus bases militares a los afganos.

Ayer, 15 de agosto, el presidente afgano, Ashraf Ghani, huyó del país, lo que precipitó la toma de Kabul por parte de los talibanes y aceleró los planes de evacuación del personal diplomático extranjero que ya estaban en marcha por parte de muchas naciones.

Con información de BBC News y EFE

TAMBIÉN TE INTERESA:

Miles invaden aeropuerto de Afganistán desesperados por huir de la toma de los Talibanes (VIDEO)

Talibanes entran en Kabul y el presidente afgano abandona Afganistán

Marcelo Ebrard asegura que no hay reporte de mexicanos en Afganistán

Ir al contenido