Manto de gemas, herida nacida de la violencia

Con más de 10 años de trayectoria, la cineasta Natalia López Gallardo está poniendo en alto el nombre de México gracias a su ópera primera Manto de gemas, la cual fue seleccionada entre los 18 filmes para competir por el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, demostrando una vez más que el cine mexicano también puede hacer historia a nivel internacional en los mayores eventos del séptimo arte.

“Me siento profundamente agradecida al ver que el trabajo que se hizo durante todo este tiempo tenga una consecuencia de tal nivel y también tengo muchas emociones y sentimientos encontrados porque mi papá murió hace un mes entonces estoy en un momento de mucha sensibilidad para mí”, dijo la directora a 24 HORAS.

TE PUEDE INTERESAR:   Al estilo pop art Edrey Estrella cautiva TikTok

En palabras de la también editora, Manto de gemas, una coproducción entre México, Argentina y Estados Unidos, que fue construida con las personas y los diversos pueblos del estado de Morelos, aborda el miedo de vivir en una sociedad y en un lugar donde no converge ningún proyecto en común.

“La película se desarrolla en un lugar donde parece ser que la gente está un poco a la deriva y salvando sus propios intereses además se ve que la esperanza de un futuro colectivo y la idea de la empatía está un poco adormecida”, expresó la cineasta.

El detonante para realizar esta película, cuenta López, surgió de la tierra en la que vive en Morelos desde hace 13 años donde nacieron sus hijos y comparte la vida con los habitantes de Jocotitlán, un pueblo chico del estado.

“Mi interés más fuerte de la película fue tratar de acercarme a la dimensión psicológica y a la herida espiritual que tenemos todos los mexicanos y que ha nacido a raíz de la violencia.

Realmente mi deseo era acercarme a esa dimensión y reflejar un universo donde actuamos a veces siendo víctimas y a veces como perpetuadores de esta cadena sin darnos cuenta porque al no hacer nada para cambiarlo de alguna manera lo estamos alimentando”, agregó Natalia.

TE PUEDE INTERESAR:   VIDEO. Pareja de infieles en combi se hace viral…pero es una parodia

En el largometraje, vemos que Isabel en pleno proceso de divorcio se instaló en el campo con sus hijos donde descubre que la hermana de su ayudante María está desaparecida y ella busca ayudarla. En el otro lado de la historia, María quiere recuperar a su hermana y Roberta, la comandante de la policía, necesita sacar a su hijo del narcotráfico.

“No es una película sobre el narcotráfico, ese es un tema muy complejo donde me considero ignorante y no podría hablar profundamente sobre la dimensión política, económica y social que conlleva. Realmente a donde yo me acerco es más a una dimensión sensible en la parte psicológica y a la herida que creo que todos tenemos por haber convivido con estas imágenes de tortura a lo largo de los años”, enfatizó Natalia.

Los personajes, dijo López, los desarrolló realmente cuando conoció a las personas que los iban a encarnar porque antes solo estaban escritos y planteados en el guión.

“Fue un proceso de casting muy largo de un año de búsqueda y de muchísimas entrevistas por toda la zona de Morelos y en todos los pueblos cercanos, hasta que di con dos de las mujeres que son los personajes principales y al final con la actriz Nailea Norvind”, subrayó.

Finalmente, la cineasta dijo que lo más enriquecedor fue construir la película con sus colaboradores creativos y compartirla con las personas que encarnaron a los personajes.

“Toda la postproducción y edición es algo que conozco bien y disfruto mucho”, dijo.

¿Sabías que?

“Manto de gemas creo que es un concepto budista el cual dice que la realidad es un manto de gemas donde en cada una se reflejan todas las demás y me pareció muy atinada la idea para la película donde siento que todos los personajes se reflejan entre sí”, dijo la directora.

Natalia López fue nominada en México a un premio Ariel por su trabajo como editora en Luz silenciosa de Carlos Reygadas y en 2014 también fue nominada dos veces al Premio Iberoamericano de Cine Fénix por su participación tanto en Jauja de Lisandro Alonso, así como en Helí de Amat Escalante.

LEG

Ir al contenido