Ejecutan a 81 en Arabia, ONU ve irregularidades

MICHELLE BACHELET

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos condenó la ejecución colectiva de 81 personas que tuvo lugar el pasado sábado en Arabia Saudita. Los acusados fueron sentenciados a muerte bajo cargos de terrorismo.

Michelle Bachelet destacó que los juicios de algunas de las personas condenadas a muerte no cumplieron con las garantías procesales adecuadas, y que fueron sentenciados por delitos que no parecían ajustarse al criterio de máxima gravedad, como exige el derecho internacional.

“También me preocupa que algunas de las ejecuciones parezcan estar relacionadas con el actual conflicto armado en Yemen. La ejecución de penas de muerte tras juicios que no ofrecen las garantías de un juicio justo está prohibida por el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho humanitario y puede constituir un crimen de guerra”, advirtió.

Entre las personas decapitadas, 41 pertenecían a la minoría chiita y habrían participado en las protestas antigubernamentales de 2011 y 2012 en las que se pedía una mayor participación política. Otras siete eran yemeníes y uno era de nacionalidad siria.

El ajusticiamiento del fin de semana superó el número total de ejecuciones del año 2021, que la Alta Comisionada cifró en 67.

Una de las principales preocupaciones de Bachelet es que la legislación saudita contempla una definición extremadamente amplia de terrorismo, en la que se incluyen actos no violentos que supuestamente «ponen en peligro la unidad nacional» o «socavan la reputación del Estado».

Europa, mayor comprador de armas en cinco años

Europa tuvo el mayor aumento mundial en la importación de armas en los últimos cinco años, y la tendencia apunta a una aceleración, tras los recientes anuncios de rearme ante la amenaza rusa, según un informe divulgado el lunes.

Aunque las exportaciones de armas cayeron 4.6% a nivel mundial en el período 2017-2021, comparado con el quinquenio previo, Europa tuvo un aumento de 19%, según el informe anual del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

LEG

Ir al contenido