Ai Weiwei debuta con su Turandot

AI WEIWEI

El artista y disidente chino Ai Weiwei, conocido defensor de los derechos humanos, debutó en Roma con la puesta en escena de la ópera de Giacomo Puccini, Turandot, marcada por el derramamiento de sangre y el despotismo.

El nuevo enfoque geopolítico de la ópera inconclusa de Puccini, sobre la muerte, el odio y la venganza, con la directora de orquesta ucraniana Oksana Lyniv, resulta de gran actualidad.
Desde las siniestras cinco notas iniciales, el público se sumerge en un mundo incierto y violento.

TE PUEDE INTERESAR:   De España a México, Cariño llega al Lunario del Auditorio Nacional

Ai Weiwei, de 64 años, célebre por sus instalaciones, sus gigantescas esculturas e impactantes fotografías que denuncian torturas y atrocidades, no da tregua al espectador.

La presencia en el podio de la ucraniana Lyniv, recuerda también que la guerra y el sufrimiento rondan por Europa.

La oscura ópera de Puccini cuenta la historia de una cruel princesa china que exige a sus pretendientes que respondan a tres acertijos si quieren casarse con ella y en caso de no lograrlo, morirán.

En la versión concebida por el artista chino aparecen refugiados, víctimas sacrificiales, que conectan al espectador con el clima amenazante de estos días.

Detrás del escenario, sobre las ruinas de una ciudad futurista, Ai Weiwei proyecta imágenes angustiosas tomadas de noticias recientes: trabajadores de hospitales enmascarados y cubiertos por trajes de protección, refugiados atravesando ríos helados, policías antidisturbios enfrentándose a manifestantes de Hong Kong o inmigrantes rodeados de cercas de alambre de púa.

En el tercer acto, mientras el coro canta «estamos perdidos», las imágenes de la represión, los garrotes y gases lacrimógenos, invaden la pantalla y los corazones.

TE PUEDE INTERESAR:   ¡Dos grandes se unen! J Balvin y Ed Sheeran trabajan en dos sencillos

Para Lyniv, de 44 años, el fuerte simbolismo visual de Ai Weiwei encaja perfectamente con las intenciones de Puccini.

«Desde los primeros compases se siente el carácter apocalíptico», sostiene Lyniv sobre la obra que Puccini no pudo concluir debido a su muerte en 1924.

Lyniv, que pasó a la historia en enero al ser la primera mujer a cargo de un teatro lírico de Italia, el de Bolonia, es originaria de Brody, a unos 100 kilómetros al este de Leópolis.

La música contó que varios miembros de la orquesta, del cuerpo de baile y del coro de Odessa están defendiendo a la ciudad asediada por las tropas rusas.

Sin un «final feliz», como pretendía Franco Alfano, contemporáneo de Puccini, la Turandot de Ai Weiwei deja libre al espectador de decidir el epílogo, de escoger el propio destino.

 

LEG

Ir al contenido