Muestras de solidaridad a Ucrania

UCRANIA

Las muestras de solidaridad a favor del pueblo ucraniano, tras casi 30 días bajo los ataques de Rusia continúan en el mundo.

Por un lado, el periodista ruso Dmitri Muratov, redactor en jefe del diario Novaïa Gazeta, «decidió donar la medalla del premio Nobel de la Paz 2021 a un fondo destinado a ayudar a los refugiados ucranianos», indicó Muratov en un comunicado en la página en internet del medio.

TE PUEDE INTERESAR:   Abren hospital provisional para refugiados en Ucrania

El valor de la medalla, de oro y plata, será estimado por una casa de subastas y se pondrá después en venta, añadió.

Muratov señaló que Novaïa Gazeta, último bastión de la prensa libre aún en activo en Rusia, desea también ayudar a los «civiles refugiados, los niños heridos y los enfermos que necesitan un tratamiento urgente».

Por otro lado, decenas de ostras abandonadas en un rincón del restaurante de marisco Chernomorka en Kiev es todo lo que queda de la efervescencia gastronómica de la capital ucraniana hasta la invasión rusa, hace casi un mes.

Ahora, este local de moda del centro de la ciudad, sirve comida gratis a los habitantes de Kiev, que las fuerzas rusas van rodeando lentamente, ya que es uno de los que participan en el dispositivo de guerra, para ayudar a las personas que tienen problemas para encontrar alimentos.

TE PUEDE INTERESAR:   Ucraniano que escapó de la guerra entre los que estrenaron el AIFA

«Esto es lo que podemos hacer», dice Dmitro Kostrubin, de 42 años, responsable de desarrollo del establecimiento. Las personas que van ahora al Chernomorka reciben un plato sustancioso de arroz con pollo. Tampoco hay champán y la comida se sirve con un vaso de zumo de naranja.

Las comidas gratuitas son distribuidas en coordinación con el Food Market de Kiev, fundado por el restaurador ucraniano Alex Cooper, dueño de una serie de restaurantes en todo el país. Pavlo Chevtsov, al frente del Molodist del Food Market, indica que ya ha preparado unas seis mil comidas para «nuestros hombres».

«Sabemos cocinar», dice. «Quizás no sabemos combatir, ni llevar medicamentos, armas o municiones. Pero estamos presentes y hacemos lo que podemos», expresó.

LEG

Ir al contenido